Comercio de Colaboración.

Hoy os traemos un post muy especial donde os hablamos del comercio de colaboración, una integración muy beneficiosa para todo el comercio local.

Primero tenemos que definir qué es el comercio de colaboración, y para ello hay que diferenciarlo en dos tipos:

Comercio de Colaboración Vertical.

En este proceso se integran todas las partes relacionadas con la venta, es decir: el cliente al que os dirigís, el proveedor y vosotros mismos.

La participación de vuestros clientes es una de las más importantes de todas puesto que además de serviros para tener una mejor relación os da información de primera mano sobre qué valoran y qué opinan de tus productos/servicios.

Se puede realizar de dos formas: consciente e inconsciente.

Consciente: este tipo de participación es muy sencilla de realizar; basta con elaborar algún cuestionario para entregar, que sea fácil de completar, es decir que se responda con un si o un no, con números del 1 al 10… de esta manera puedes obtener información sobre la opinión respecto a la calidad de tus productos, sobre el servicio que ofreces, tu local…

Inconsciente: aquí es donde hay que estar muy atentos ya que estos son los detalles y la información que el cliente nos da a diario sin percatarse de ello. Una manera de facilitarlo es practicar la escucha activa, creando así un clima positivo para la comunicación; cuanto mas interés mostremos más confiada se sentirá la otra persona, de modo que estará a gusto expresando su opinión con nosotros. También es importante estar atentos a las incidencias que pueda demandar, ya que es importante solucionarlas cuanto antes para que la experiencia del cliente sea lo más óptima posible.

Participación del proveedor.

Es imprescindible, a la hora de crear una buena relación con el proveedor, hacerle comprender nuestras necesidades y hacerle propuestas que puedan estar relacionadas con: mejoras de producto o servicio, tiempos de entrega, exportar al resto de sus clientes lo aprendido de tus sugerencias…

Se deben evitar las relaciones que se basan solamente en el regateo del precio o el plazo del pago. Y también practicar la escucha activa con el proveedor y saber cuales son sus necesidades y preferencias puesto que quizá para la empresa no suponga un cargo adicional y además aporta confianza a la relación.

Comercio de Colaboración Horizontal.

En este tipo de colaboración se plasma la asociación creada mediante acuerdos en los que se plantea redirigir el flujo de clientes a una zona determinada de comerciantes o para fomentar nuevos hábitos de consumo en esa zona.

El objetivo final no es otro que darse a conocer a nuevos clientes, que obtengas una buena experiencia gracias a la cuál repetirán y así, fidelizar al cliente.

¿Cómo conseguimos poner todo esto en práctica?

Es importante la relación por parte de los comerciantes, y para ello hay que tener en cuenta y adaptarse a las necesidades de cada uno. Pero sin duda uno de los aspectos más importantes y que debemos tener muy claro es que hay que eliminar todo pensamiento de competencia, ya que todos pertenecéis a comercios locales de vuestro barrio y lo que os beneficiará es cooperar entre vosotros.

¡Esperamos que os haya interesado! ¿Qué opinais acerca del comercio de colaboración? ¡No dudeis en dejarnos un comentario!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.